Categorías: Escritos Relatos
Johnson Tsang

Empezando a empezar

El gimnasio, ese lugar al que nos apuntamos con muy altas expectativas y del que terminamos huyendo. Nos exaspera, nos puede.

Hace meses que voy al gimnasio. No mucho, lo reconozco, pero voy. Mis actividades favoritas son Yoga y Ciclo. Al principio tenía una rutina de ejercicios para hacerlos sola, pero me aburría.

El fin de semana pasado decidí ser más activa, probar otras clases y ser más constante. Lo ideal para mí, sería poder ir entre cuatro y cinco días a la semana, por eso me he hecho un par de horarios en función de mi turno de trabajo. Es una meta muy optimista de modo que veremos qué he conseguido cuando llegue el fin de semana.

Hoy empecé con este cambio de visión. Mi primera clase ha sido Fitness. Es la primera vez en mi vida que asisto a esta clase, por eso he avisado al monitor. Con menos miedo que impaciencia, me he encaminado a alcanzar las herramientas y me he plantao en mitad de la sala. Tantos espejos me han hecho verme como a una pequeña albóndiga con coleta pero reírse de uno mismo es la chispa que le da a la vida sentido.

Durante la clase, he reconocido que un pato mareao puede hacerlo muchísimo mejor que yo y tener más estilo. Es cierto que a patosa, no me gana nadie pero no me he sentido mal por ello (ya aprenderé). Ha estado bien la clase en general y me ha hecho abrir los ojos y darme cuenta de lo baja forma física que estoy. Demasiado joven y demasiado débil, pensé al verme con la lengua fuera y roja como un tomate.

¡Soy una piltrafa! Pero puedo hacerlo mejor, quiero hacerlo mejor. Es importante para mí superar esta lacra de mi vida. Así que es momento de tomárselo enserio. Demasiado años ya con intentos, pausas y dejadez que sólo consiguen retrasarme. Me interesa estar sana, eso es lo importante.

La clase terminó con mareo y pausa obligatoria incluidos aunque sin escenas dramáticas. En verdad, me he divertido y pienso que practicar esta actividad puede mejorar mi cuerpo y mi estado de ánimo, ganar confianza en mí misma y sentirme más saludable. No voy a abandonar Yoga, me hace sentirme genial y el cuerpo me lo pide pero sí que es verdad que no voy a asistir tanto a Ciclo porque todavía hay otras clases que quiero probar.

En fin, mañana no podré ni levantarme de la cama y estoy convencida de que me acordaré de la clase de Fitness durante todo el día. Sin embargo, el masoquismo nos hace felices y yo persigo la felicidad, así que ¡me espera una semana movidita!

Y a vosotros, ¿os gusta el gimnasio o sois como yo y lo vais dejando y dejando y dejando…?

Imagen destacada: Johnson Tsang.

The following two tabs change content below.
Pilar Ortiz
Amante de las buenas historias, fruto de una imaginación desbordante. Apasionada, descriptiva y muy visual. Sus cualidades sólo son superadas por sus ganas de aprender y perfeccionarse en el arte de la escritura.
Pilar Ortiz

Publicaciones por Pilar Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *