Categorías: Lecturas
lecturas 2019 - la erótica del guisante
Mis lecturas de 2019

Hace ya muchos meses que no hablo sobre los libros que pasan por mis manos y lo cierto es, que la lista ha ido aumentando a la par que mi silencio. Podéis llamarlo pereza, lo resumiría bien. Para no ser pesada y porque no recuerdo en qué mes concreto leí qué libro en concreto, os dejo el listado de los libros que pasaron por mis manos en el año 2019.

No obstante, si tenéis algún interés especial en conocer más a fondo, alguno de ellos, podéis pinchar en: enero, febrero y marzo.

También podéis dejar un comentario si habéis leído alguno de estos libros o si pensáis hacerlo.

Continúa leyendo…

Categorías: Escritos Relatos
ciudad secreta
Ciudad secreta

La madrugada me trae de vuelta a una habitación a oscuras. Afuera hace frío y llueve. Observo el vaho de la ventana y esa cualidad, extraordinaria, de dispersar la luz de la farola para crear así, una micro-ciudad secreta atrapada en el vidrio. Pienso que quizá, las historias se escriban de otra manera allí.

Un hilillo de brisa juguetea con la cortina y me hace estremecer. Es recurrente esta sensación de tremenda sed, como si en mi garganta cabalgase al galope un purasangre a través del desierto. Me pregunto qué tendrán de especiales algunas noches para extrapolarme del sueño y como de costumbre, sólo el incesante zumbido del frigorífico es capaz de darme un argumento.

Continúa leyendo…

Categorías: Escritos Relatos
amapolas
Amapolas

Creí conocer la vida y la muy puta, no deja de sorprenderme.

Hoy hay un montón de gente por casa y el alboroto es incesante. ¡Así no hay quien se escuche pensar! ¿Quién me iba a decir a mí, que, a mis setentaitantos, me echaría novio? ¡Ay, si mi pobre madre levantase la cabeza, se volvía a morir del escándalo! Antes, una tenía que llevar el luto hasta su muerte, hoy ya no. Hoy te puedes ir con el vecino de enfrente, que está bien visto y, adiós muy buenas.

Lo que más desearía en este momento, es que me dejasen sola, porque estoy tratando de contar mi historia y con mis hijos, nietos y biznietos, dando vueltas por aquí, no hay manera de atinar. Mira que les quiero con locura, pero me dejan la cabeza trastorná, sobre todo, los más jóvenes. Ya pasé mi juventud criando niños, ya no estoy pa’ tanto crío.

Como os decía, me he ennoviao. Continúa leyendo…