Categorías: Escritos Relatos
amapolas
Amapolas

Creí conocer la vida y la muy puta, no deja de sorprenderme.

Hoy hay un montón de gente por casa y el alboroto es incesante. ¡Así no hay quien se escuche pensar! ¿Quién me iba a decir a mí, que, a mis setentaitantos, me echaría novio? ¡Ay, si mi pobre madre levantase la cabeza, se volvía a morir del escándalo! Antes, una tenía que llevar el luto hasta su muerte, hoy ya no. Hoy te puedes ir con el vecino de enfrente, que está bien visto y, adiós muy buenas.

Lo que más desearía en este momento, es que me dejasen sola, porque estoy tratando de contar mi historia y con mis hijos, nietos y biznietos, dando vueltas por aquí, no hay manera de atinar. Mira que les quiero con locura, pero me dejan la cabeza trastorná, sobre todo, los más jóvenes. Ya pasé mi juventud criando niños, ya no estoy pa’ tanto crío.

Como os decía, me he ennoviao. Continúa leyendo…