Categorías: Escritos Relatos
El cuaderno

El cuadernoEl cuaderno

Era temprano. El sol apenas hacía atisbos de presencia en el horizonte. La ciudad descansaba aun, inmersa en su plácida ensoñación de colores profundos y estrellas centelleantes. Poco a poco, la vida comenzaba a desvelarse. El ruido volvía en forma de humeantes motores de automóviles. Tóxicos, sus rugidos ahogaban el hermoso canto de las aves que, afanadas desde las copas de los árboles, entregaban al mundo, su particular espectáculo de vida y resplandor.

Jorge era uno de tantos jóvenes que esperaban en el andén de la estación a que un tren le cambiara la suerte. Cabizbajo y enfundado en su abrigo de color gris, era incapaz de disimular su nerviosismo. Manoseaba el billete que le conduciría a una ciudad desconocida. En el fondo, sabía que no se quedaría en ella por mucho tiempo y esa sensación, lo aliviaba. Lo suyo no eran las aglomeraciones. No compartía ese afán urbanita de ir siempre con prisas de un lado para otro, ni tampoco, esa manía absurda, de caminar con la mirada pegada a la pantalla de un teléfono móvil.

Su mayor temor en aquella estación, no era perder el tren ni tampoco, alejarse de quiénes conocía mientras viajaba con una idea superficial de la ciudad a la que iba, del hostal en el que se quedaría hasta poder conocer a alguien con el que compartir un piso, ni tampoco temía el humilde puesto de friegaplatos que le esperaba en un famoso restaurante. Carraspeó al pensar en esto último. Lo comparó con sus cinco años en la facultad y con los dos —que se le hicieron eternos–, para acabar el doctorado.

— Pero a nadie le interesa ya, la historia–suspiró.

Una suave brisa acompañó al tren, que llegó puntual a su cita. Jorge le dedicó una última mirada al cielo de su pequeña ciudad natal, preguntándose cuántos meses –sino años- pasarían hasta su retorno. Le esperaba un largo viaje: un tren, un vuelo, un autobús, cinco ríos, doce ciudades y tres idiomas. Todo, en busca de una oportunidad, por muy mala que ésta fuese. Como muchos otros, se sentía desarraigado, inútil, vacío. Una vez le aconsejaron viajar para encontrar su lugar en el mundo. No lo intentó hasta entonces. En el fondo temía que no existiera un lugar para él, ni aquí ni allá a dónde fuera. Siempre dio por hecho que el lugar no era lo importante, pero aseguraba que había nacido en la época equivocada.

Continúa leyendo…

Categorías: Escritos Relatos
Sabotaje
SabotajeSabotaje.

Sabotaje es rondar por mi mente y descolgarse de suspiros. Es trepar por mis ansias y deslizarse por los pliegues de mis dudas. Es besar cada defecto para volverlo valioso e imprescindible. Es iluminar con nuevos soles, las cavernas dónde duermen mis miedos. Es abrir las ventanas dónde apilo mi certidumbre, para que el viento la desordene. Es desprenderse de las imágenes que identifico conmigo, para buscar quién vive en realidad, debajo de tantas pieles.

Sabotaje es aprender a liberarse del miedo cuando ya no sé quién soy y sentirse libre, cuando comprendo que no me importa. Es cuestionarse que quizá, yo no tenga la razón en todo y que muy posiblemente, nada de lo que yo sepa, sea verdad.

Sabotaje es emprender un viaje sin retorno en busca y rescate, de lo mejor de mí. Es mostrarte mi peor parte y también, la más frágil, para que, pese a ellas, tú me sigas amando. Es abrazar el día a día, a sabiendas de que sólo el ahora me pertenece.

Continúa leyendo…

Categorías: Escritos Lecturas
Un nuevo comienzo
Un nuevo comienzoUn nuevo comienzo.

Hace casi una década que empecé mi andadura por el universo de Internet. En ese tiempo, he abierto tres blogs bajo este mismo nombre. Todos y cada uno de ellos marcan una época, una madurez y una búsqueda que, con el paso de los años, se ha ido moldeando.

Hoy se inicia una nueva etapa en mi proyecto de escritora. Todos las publicaciones que se incluyan a partir de ahora serán, en su mayoría, nuevos e inéditos (salvo excepciones que rescate del baúl de los recuerdos).

Todas las publicaciones anteriores a esta entrada, son un resumen de mis antiguas publicaciones en blogs. Por tanto, podéis seguir disfrutando de ellas aquí.

Espero que disfrutéis de este lugar.

¡Bienvenidos!

Categorías: Escritos Relatos
Declaración

IMG_170071473266082

Muerdo el silencio y de su piel sobre mis labios, el tacto mismo, se transforma en armonía. Renuncio para que mis ojos beban de esta música imperecedera y me vuelvo añil como el tiempo, tiznando de ocres un lienzo hecho de mimbre y de semillas.

Me dejo llevar por el reflejo de una luz que desconoce lo que alumbra, sintiendo, como antaño, la embriaguez de una sonrisa que vuelve suya a quien la toca. Esa caricia desnuda que aflora en los rincones del subconsciente. Ese recuerdo que emana al desdoblarme, como si mi piel y mi alma fueran dos caras del mismo folio y a la vez, nada. Sólo un instante en el vientre del gigante. En la burbuja de casualidades que componen esta realidad incierta —o este sueño ilusorio—.

Continúa leyendo…