Categorías: Escritos Relatos

Si les ves

Si les vesSi les ves.

Se me acabaron las ganas de seguir bailando. Ya ves, hasta descalza puedo decir que siento el vértigo de las alturas… He paseado mucho tiempo con los dedos entumecidos. Algunas veces, lo hice tratando de acercarme a la gente de este mundo… otras, para huir de todos ellos…

No me apetece seguir con esta música. Siento que estoy haciendo el imbécil… Ahora te pido que me dejes a solas por un minuto. No me importa estar sentada sobre este suelo helado. Me repondré, ya lo verás. Perdona si te digo, que lo que me ocurre es solamente cosa mía… No quiero hablar con nadie en este momento. Tampoco aguanto ahora, que me hagas compañía. Sólo necesito quedarme sentada aquí, sobre el frío pavimento. Abrazar mis rodillas y perder la mirada en el vacío… Es posible que allí pueda encontrar algo de consuelo.

Llevo días simulando ser y estar bien, cuando lo cierto es que ambos sabemos que no es verdad… Déjame expresar tranquila mi gesto serio, no me sale usar otro. Estoy cansada de deslumbrarme con el brillo de tanta sonrisa fingida… Aprendí a no desperdiciar mi tiempo engañando a nadie. También es cierto que ya, pocos me importan… Observo mi alrededor, ¿los ves? Son como líneas paralelas idénticas… Cada vez me siento más desconectada de todos… Empiezo a ver sobre mi piel oleadas de vapor coloreado… En cambio, me resulta más difícil distinguir lo que significa hoy, ser persona de ser, simplemente, humano… Contemplo el desamparo de las plantas… No aprecio luz al final de ningún túnel porque estoy aquí, enredada en la maraña de un paisaje de tormenta… sintiendo la lluvia por dentro y el fuego en la mirada.

No me acostumbro a vagar sin identidad y es por ello, por lo que se me hace complicado lidiar con el día a día. Diviso despojos de caridad, acostados en cada esquina… Forman pequeños y cobardes gestos de amor, que naufragan antes de partir. Y ahí voy, tratando que nada me afecte… Me muerdo los labios para no gritar… Mi corazón late con cada despropósito que se perfila ante mis ojos… y yo sin poder reventar ninguno de ellos… No, no todo el mundo debería de tener hijos.

No recuerdo el momento en el que el velo se desprendió… Ahora contemplo a la gente que camina como si estuvieran vacías. A cada paso que dan, desencadenan estelas con sabor amargo. Son los despojos de la pesadilla. La convivencia con un aura infestada de sombras… Han suplantado ya, todo cuanto amaron…. Ahora sólo recrean un anhelo continuo hacia nuevas cosas… Cosas muertas o vivas… A fin de cuentas, cosas.

Una vez leí sobre bondad. La comparaban con un animal herido… Si es verdad que es posible medir el avance de una sociedad por como trata a sus débiles, me pregunto si no estaremos andando en círculos… No, yo ya no creo en las personas. En esta humanidad de humo y ladrillo. Si miras con atención, verás que se apagó la luz de sus ojos… Han arrancado la unión con este mundo y se han inventado otros.

Por eso déjame aquí, en la oscuridad. Quizás de esta forma no necesite comprimir mis instintos de muerte. Pensar que el mundo está mejor sin nosotros… Sentir en lo más profundo, que así es… Y pensar… pensar que hace tanto tiempo ya, que otros dijeron que todo es nuestro… y saber que todo es mentira —incluidos nosotros… Y por supuesto, ellos—.

…Si alguna vez le ves… si algún día los ves… con el alma extendida… con la vida ondeante… sobre el asfalto…

…Comprenderás.

Si les ves.

Imagen: Jacek Yerka

The following two tabs change content below.
Pilar Ortiz
Amante de las buenas historias, fruto de una imaginación desbordante. Apasionada, descriptiva y muy visual. Sus cualidades sólo son superadas por sus ganas de aprender y perfeccionarse en el arte de la escritura.
Pilar Ortiz

Publicaciones por Pilar Ortiz

2 comentarios en “Si les ves

  1. Espero, y lo digo en serio, que no te sientas como refleja este post. Pero si es así, bueno… no hace ni falta que te diga que yo te saco a bailar si quieres, y casi mejor si es descalzos porque te voy a pisar seguro. Es lo malo que tiene no haberlo hecho nunca, ja.

    Y si no es así, pues tampoco me importa haber malinterpretado tu historia y haber hecho un poco el ridículo, la buena intención es lo que cuenta 🙂

    1. Y yo que no necesito estar ni bien ni mal para bailar, oye xD. Pero eso sí, mejor nos vamos a un concierto donde se puedan pegar brincos o hacer el ridículo lo máximo posible, porque yo no sé vivir si no es riéndome de mí misma. 😉
      Un abrazo, apañao!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *